lunes, 19 de enero de 2015

¡Copos de nieve en clase!





¿Qué ocurre en ivierno?

    Hemos aprendido en clase que algunos animales hibernan y hemos hecho un dibujo con temperas, plastilina y palillos para representarlo mejor. También decoramos un deporte de invierno, como el esquí, con tempera blanca y algodón.









sábado, 17 de enero de 2015

Normas de seguridad.

  
   Una divertida  forma de aprender tanto seguridad vial como seguridad en el hogar es viendo vídeos educativos, como por ejemplo: LOU &LOU patrulla de seguridad.

     Es una serie de dibujos animados, protagonizados por unos mellizos que enseñan a los niñ@s como prevenir situaciones peligrosas de la vida cotidiana, cómo hay que comportarse en la cocina, lavarse bien las manos y lo importante que es la presencia de un adulto para que supervise a los niños.

      Estos dos hermanos también os enseñaran lo importante que son las normas de educación vial. ¡Nunca os olvidéis de abrocharos el cinturón y los que viajan contigo también!






lunes, 12 de enero de 2015

LA ATENCIÓN.

LA ATENCIÓN EN LOS NIÑ@S.

   Actualmente, uno de los problemas más comunes en la infancia son los trastornos de
atención. Muchos padres se quejan de que su hijo no se sienta a hacer los deberes más de un
minuto o que no es capaz de atender cuando se le está explicando lo que tiene que hacer. Los
problemas de atención ocasionan dificultades a nivel escolar y familiar.
El entorno de un niño/a está repleto de informaciones, de novedades, de estímulos. Tal
vez por eso sea cada vez más difícil para ellos mantener una atención y una concentración en los
estudios y en sus tareas de un modo general.
“Atención significa dejar ciertas cosas para tratar efectivamente otras”. A través de la
atención, nos centramos en un estímulo de entre todos los que hay a nuestro alrededor e
ignoramos todos los demás. Junto con la memoria, la motivación y la comunicación, la atención es
una de las bases fundamentales del aprendizaje, así como del propio rendimiento académico de
nuestros hijos/as.
PAUTAS PARA TRABAJAR LA ATENCIÓN
‐ Claridad: Debemos de realizar una correcta explicación de las tareas o actividades que
vamos a realizar. El niño debe tener muy claro la actividad que tiene que realizar.
‐ Lenguaje concreto, preciso y con pocas palabras. Mucho lenguaje puede ser “ruido” o
provocar su distracción.
- Trabajo estructurado y dividido en pequeños objetivos.
‐ Constancia en nuestro trabajo empleando una metodología adecuada y sistematizada.
‐ Aprovechar sus intereses: conocer sus preferencias para favorecer la concentración y la
atención partiendo de ellas.
‐ Motivación: Presentar la actividad de forma lúdica y divertida como un juego.
Podemos jugar con ellos para que se motiven aún más, sin perder el objetivo que queremos
conseguir con nuestra actividad.
‐ Entorno de trabajo libre de estímulos: Posibilitar un lugar adecuado donde el niño
pueda concentrarse.
‐ Variedad, pero con ciertos límites. Utilizar actividades variadas en cada momento para
evitar la fatiga y el aburrimiento.
‐ Practicar dos o tres veces por semana y no más de 15 minutos (1 ó 2 fichas o
actividades).
    Es importante no facilitar en exceso la actividad o la tarea, ayudándole sólo cuando sea
necesario.
 Se le debe alabar siempre y trabajar con alguna motivación. Se puede usar el sistema de
puntos: cuando consiga un número determinado de puntos obtiene una recompensa.
No se le deben señalar los errores sino más bien facilitar que el niño realice otra vez el
proceso, para que sea él mismo quien descubra los errores y la forma de no repetirlos.
Mantener en todo momento una actitud positiva y motivadora, mediante fichas de
recompensa, premios, etc. Para así desarrollar su autoconfianza y autoestima.
 Creando un clima de confianza y cariño.

Actividades para trabajar la atención en educación infantil.

 Son muchas las familias que comienzan a preocuparse por la falta de atención de l@s peques, desde edades tempranas, aquí proponemos algunas actividades para trabajar la atención y la percepción visual.

Juegos de atención y percepción visual.
 

viernes, 9 de enero de 2015

El invierno ha llegado a clase





Durante estos días de invierno, estamos trabajando en el aula las diferentes características de esta estación, mediante dibujos, aprendiendo canciones y poesías... ademas decoramos nuestro árbol de las estaciones, en esta ocasión con nieve, nubes grises y sin hojas!








jueves, 8 de enero de 2015

Llegó el invierno.








Llegó el invierno.


                           Cuento sobre El invierno de Vivaldi.


¿Exceso de juguetes?

Muy a menudo los niños tienen demasiados juguetes, más de los que realmente necesitan e incluso de los que son capaces de aprovechar.

Comprar muchos juguetes a un niño puede tener sus serios inconvenientes: propiciar que se vuelva caprichoso, que los valore poco, que pierda el interés más rápidamente y sea descuidado con ellos…

Los juguetes de un niño son lo primero que éste considera algo suyo. Así pues, es preciso enseñarle a que tiene que cuidarlos y valorarlos.

Tenemos que comprar y regalar juguetes suficientes y variados, pero no hacen falta que sean muchos. Es conveniente que el niño disponga de una fuente considerable de estímulos para permitir su desarrollo, así pues, deben tener una cantidad moderada de juguetes con los que jugar y desarrollar su propia imaginación y nuevas maneras de  jugar con ellos.

En este sentido, es fundamental que nosotros los padres juguemos con ellos todo lo que podamos. A menudo, soltamos a los niños en la habitación de los juguetes para poder estar tranquilos y descansar. Sin embargo, hay que esforzarse para sacar un rato diario y jugar con ellos. Es lo que los niños más valoran. 


Es mucho más conveniente regalar juguetes durante todo el año y no concentrar las compras en una sola fecha como pueda ser Navidades. Es preferible distribuir los juguetes durante todo el año porque los niños necesitan jugar todo el tiempo, no sólo el día de su cumpleaños o en Navidad.

Si por el motivo que fuera, su hijo recibe demasiados juguetes, las posibles soluciones son:

1.- Guardarlos e ir dándoselos poco a poco. De este modo, se consigue sacar un mayor provecho de los mismos. Una buena forma de conseguirlo consiste en guardar la mayoría de los juguetes para  ir sacando poco a poco cada semana un juguete diferente y quitando el que ha usado dicha semana. De este modo, se logra que el niño tenga tiempo para jugar a cada juego a la vez que aprende a utilizarlo correctamente.
     Por otra parte, hay que orientar el juego del niño y conseguir que se responsabilice de los juguetes para que lo cuide y valore correctamente. Del mismo modo, cuando termine de jugar, debe ser capaz de guardar el juguete en su sitio.

2.- A su vez, también es muy recomendable entregar o donar juguetes con los que ya no juegan a otros niños u organizaciones, siempre y cuando no estén rotos o muy deteriorados.

3.- Otra posibilidad es vender los juguetes con los que nuestros hijos no juegan. Se pueden llevar a tiendas de compra-venta de segunda mano, se pueden vender por Internet en webs de clasificados o de subastas…