martes, 12 de enero de 2016

La Infancia Misionera.




 La Infancia Misionera está actualmente extendida en más de 130 países y ha generado un cauce de solidaridad entre los niños de la Tierra. Su lema es los niños ayudan a los niños.


 La Obra Pontificia de Infancia Misionera nació en Francia en 1834, por iniciativa del obispo francés Forbín-Janson, que invitó a los niños de su diócesis a colaborar con otros niños de China. Este obispo se sintió  profundamente conmovido ante las noticias que le llegan de los misioneros que trabajan en Extremo Oriente, especialmente de la dramática situación de pobreza que sufría la población y, especialmente, los niños. La certeza de que miles de niños morían sin el bautismo, y la situación de tantos otros que estaban hambrientos, enfermos y abandonados le lleva a poner en marcha un movimiento de solidaridad.